El estrés puede alterar nuestro metabolismo

El estrés puede alterar nuestro metabolismo

Uno de los temas más comunes en la actualidad es el estrés, ya que es uno de los principales culpables de múltiples enfermedades y patologías, entre las cuales, algunas podrían ser bastante severas. Cada vez, el ritmo de vida de las personas en el mundo es más agitado, por lo que los niveles de estrés lógicamente aumentarán, haciendo sumamente importante que aprendamos a controlar el estrés en nuestro día a día. Una de las cosas que poca gente conoce, es que el estrés puede alterar nuestro metabolismo, lo cual explicaremos a continuación.

El metabolismo es un proceso bioquímico sumamente complejo, por medio del cual nuestro cuerpo transforma las calorías consumidas en los alimentos en energía, de manera que, si es alterado, nuestro organismo no funcionará de la forma correcta. Cuando nos estresamos, nuestro organismo puede responder de distintas formas, dependiendo de qué tan seguidos y prolongados sean estos episodios. Una de las reacciones más comunes es la paralización momentánea de nuestro sistema inmunológico, pero también, la alteración en el proceso digestivo, pudiendo acelerarlo o ralentizarlo.

¿De qué manera afecta nuestro metabolismo?

Cuando nuestro proceso digestivo es alterado por episodios de estrés concurrentes, automáticamente nuestro metabolismo se desordenará, lo que puede paralizar el proceso de transformación de calorías en energía para nuestro cuerpo, y por esto, nuestras defensas bajarán progresivamente, razón por la cual observamos que las personas que viven estresadas, son más propensas a enfermarse de gripe o a sufrir problemas estomacales.

Así mismo, al desordenarse el metabolismo, nuestro organismo puede reaccionar de dos formas. La primera es que las calorías que consumamos queden tal cual, en nuestro cuerpo, generando un incremento de peso considerable. Y, por otro lado, la segunda es que nuestro organismo las queme totalmente, lo que producirá un decremento en nuestra masa muscular y nuestro peso. En cualquiera de los dos nuestro cuerpo se debilita, pero en el segundo caso, nuestro cuerpo se tornará aún más débil.