Proceso de sucesión

Proceso de sucesión

Debes saber que si estás en los trámites  de una herencia, inicialmente es un proceso  hasta cierto punto tedioso. El abogado de sucesiones, ve todo lo relativo a herencias, testamentos, legados, partición, entre muchas otras funciones que ejerce en el contexto de su profesión.

 Para que estés más familiarizado con estos temas, a continuación definimos los conceptos de cada uno:

Sucesión: Dentro de este término se distinguen dos tipos, de acuerdo a lo que el fallecido haya establecido:

Sucesión testada: Hace referencia a la sucesión en la que el fallecido ha dejado constancia de su voluntad mediante un testamento escrito.

A través de este documento, el causante puede expresar su parecer sobre el destino que van a recibir sus bienes luego de su muerte, y con ello puede modificar lo que establece la ley.

Legitima: En el contexto del Derecho sucesorio, se llama Legítima a la porción de bienes que el testador no puede disponer por haberla reservado la Ley a determinados herederos, llamados  en virtud de ello,  herederos forzosos o legitimarios.

Esta obligación se complementa con la norma de que una persona no puede donar en vida lo que no podría legar tras su muerte, por lo que la legítima también afecta indirectamente a las transacciones.

El testamento puede tener ciertas modificaciones luego de ser redactado, esto se hace con el afán de realizar cambios, siempre y cuando estas sean legítimas y los herederos no se vean afectados. Este es un derecho que tiene el testador, se le llama codicilo.

En el caso de que el fallecido no dejara testamento, o este sea inválido se le conoce como sucesión intestada en virtud de la necesidad de la elección de un sucesor, y ante la inexistencia de voluntad escrita del fallecido, la ley suple esa voluntad designando sucesores por defecto.

En el tema de las sucesiones, existen ciertas normas que las regulan, por ejemplo:

  • Destino que se le van a dar a los bienes del difunto o causante. Se determina también el ámbito de actuación de la autonomía de la voluntad, así como las normas imperativas que sean necesarias y las normas dispositivas que suplirán la voluntad del causante, en caso de no existir  un testamento redactado.
  • Verifica además los requisitos de validez del testamento, con el objetivo de asegurar que lo que aparezca escrito en el,  sea realmente la voluntad absoluta del testador.
  • Regula los trámites necesarios para el reparto del caudal relicto, lo cual hace referencia a los bienes hereditarios de los beneficiarios.

En conclusión podemos decir que el proceso de sucesión hereditaria, requiere de ciertos procesos y cierta documentación de parte de quien beneficia a sus herederos, esto además radica en un compromiso para estos en muchas ocasiones.

La sucesión hereditaria implica que una persona traslada a otra, cualquier cantidad de vienes físicos e intangibles, llámese, dinero, bienes inmuebles, derechos, obligaciones,  entre muchos otros relacionados a su patrimonio. Es decir que la herencia no es solo el traslado de bienes, más bien es el traslado de responsabilidades que no se exentan con la muerte.