Como protegerme de los rayos solares

Como protegerme de los rayos solares

 

Puedes estar en la ciudad o en la playa, incluso en una montaña, cuando la piel te queda expuesta a los rayos solares cuando el sol es demasiado caliente. Si vas a estar en el sol, debes estar protegido adecuadamente, así evitarás lesiones provocadas por las quemaduras del sol resplandeciente.

Las quemaduras solares pueden provocar muchas molestias que son muy desagradables como por ejemplo: ardor, calor en la zona afectada y picazón, desprendimiento de piel.

Como todos sabemos la exposición constante al sol, genera terribles consecuencias para nuestra piel, lo más grave es que puede provocar cáncer de piel. Es en este momento en donde entran en juego el papel de los protectores solares, que te pueden ayudar a prevenirlo.

Las quemaduras provocadas por el sol afectan muchas zonas de tu cuerpo, hasta te pueden producir fiebre, problemas circulatorios y náuseas. Puedes evitar que te pasen este tipo de situaciones  si utilizas el sol de forma segura.

Recomendaciones para que el sol no te dañe

  1. No te expongas al sol en el medio día: sobre todo en las horas entre las 11:00 y las 3:00 de la tarde. Es mejor que cuando sea esa hora este alejado de los rayos solares, estés bajo techo o en una sombra cuando sea el sol demasiado fuerte.
  1. Elije un protector solar: debes comprar uno que se adecue a tu piel y al grado de intensidad de sol en que lo utilizarás. Puedes comprar un protector que sea entre 25 hasta 35. Este protector lo puedes comprar en farmasanic en donde encontrarás todos los que necesites de acuerdo a tu tipo de piel.
  1. Colócate abundante protector solar: En el caso de un adulto se necesita que se ponga por lo menos 3 gms de protector solar, esta cantidad le protegerá lo suficiente para evitar quemaduras, es un equivalente a ponerse tres cucharadas soperas de crema. Debes colocarte varias veces mientras estás en el sol o en el baño, debido a que poco a poco se desvanece, tanto con el agua como con el exceso de sudor.
  1. Las gafas de sol: Los ojos se dañan al igual que la piel, por eso es necesario que los cuides de los rayos solares. Estas gafas deben tener filtro entre 1 al 4. Especificando el filtro 1 como de poca intensidad al sol y el filtro 4 son los que tienen mayor protección. No precisamente por ser costosas serán efectivas, fíjate que cumplan con este requisito en cuanto al grado de filtro que tienen para que te protejan adecuadamente.
  1. La ropa es esencial: El sol no se pasa por medio de la ropa, por lo tanto si vas a la playa puedes llevarte un pantalón de tela delgada o un vestido para protegerte de los rayos del sol en las horas de más calor.

Ahora ya lo sabes, sigue todas estas recomendaciones y disfruta del sol y de un buen bronceado, cuidándote tu piel de no mantenerla tan expuesta. Es mejor que no te expongas más de lo necesario.